snowden

“Big Data es el Big Brother que nos está controlando”

001

Lluís Bassets, director adjunto de ElPaís, destaca el “extraordinario potencial liberalizador” del periodismo amateur, especialmente en países con censura gubernamental. (FUENTE: Raquel Pérez).

Raquel Pérez (@reithebonsai) – El Periodismo está evolucionando. La profesión se halla en un estado dicotómico, donde la resignación por la pérdida del modelo de negocio convive con el optimismo por el potencial transformador de la tecnología y por la celeridad con la que se transmite la información. Lluís Bassets, director adjunto de El País, pertenece al grupo de los que siguen apostando por los medios de comunicación. El periodista presentó la ponencia “El futuro del Periodismo” en la sala de grados Albert Calsamiglia de la Universidad Pompeu Fabra, una radiografía sobre el presente y futuro de las noticias.

002

“Snowden probablemente ha hecho la revelación más importante de la historia reciente del periodismo”. (FUENTE: Raquel Pérez).

La prensa escrita se está “canibalizando”: mientras un periódico produce su versión en papel, se ve obligado a publicar los contenidos en Internet. Si decide apostar por un muro de pago, perderá audiencia y publicidad. No obstante, si opta por la gratuidad estará ejerciendo “competencia desleal contra sí mismo”. Inquieto por la pérdida de calidad, independencia y pluralismo mediático, Bassets remarca su preocupación porque el modelo de negocio antiguo está desapareciendo sin ninguno que le substituya.

Sin embargo, la misma tecnología que condena al sector es a su vez un excelente instrumento de transformación y mejora de la profesión. Bassets cita las primaveras árabes como ejemplo del “extraordinario potencial liberador” de las redes sociales, las cuales dan poder al ciudadano. En los países donde el periodismo tradicional está controlado por las élites, el amateur es la única vía para eludir a la censura. El nuevo periodismo no atiende a criterios de beneficios y busca nuevos campos que explorar. Bassets cita como ejemplo paradigmático al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, cuyas revelaciones sobre el caso Chinaleaks publicó El País. No hay democracia sin transparencia, y las sociedades reclaman más periodismo que nunca.

Para el director adjunto de El País, hay un hombre que quizás no ha cambiado las reglas del juego, pero si  ha supuesto la revelación más importante de la historia reciente del periodismo. Ese es Edward Snowden, quien “alzó un velo sobre una historia que era demasiado ingenua para ser cierta”. Mientras Julian Assange auguraba que un uso ético de la tecnología nos permitiría desvelar secretos como los de Wikileaks, analistas de la NSA recopilaban aún más informaciones ciudadanas. Bassets recurre a 1984 para sentenciar que “Big Data es el Big Brother que nos está controlando”. La misma tecnología que nos da voz, a la vez nos la silencia.

Bassets señala que el punto de inflexión en la crisis del Periodismo no fue la creación de Internet, sino la cultura digital que derivó de esta.  No obstante, se reconoce esperanzado ante las nuevas oportunidades de negocio, en un mercado donde “las marcas corporativas cotizan a la baja y las individuales a la alza”. El futuro de la profesión reside en la proliferación de pequeñas iniciativas, coyuntura donde los viejos periódicos que no dispongan de un amplio nicho de mercado tendrán más dificultades para sobrevivir.